bioconstrucción

construir con tierra

“PEOPLE WILL DIE EARLY DEATHS AND WILL LIVE STUNTED LIVES BECAUSE OF UNSANITARY, UNECONOMIC AND UGLY HOUSING” (Hassan Fathy)

Muchos hogares actuales sufren el "sindrome del edificio enfermo", incluso en los países más desarrollados. Los principales materiales "sofisticados”, actualmente empleados en la construcción, no solo nos pueden hacer enfermos (toxicidad, radiaciones, sensaciones) pero también perjudican a nuestro entorno, tal en su extracción, elaboración y transporte, como en su reciclaje. También pueden ser culpables de elevados costes e consecuencias mediambientales en la calefaccion y refrigeración de estos edificios.

 

confección de bloques de tierra, Egipto

 

La sustitución de estos materiales por “tierra” puede parecer anticuada, ya que fueran de tierra cruda las construcciones más primitivas que remontan a nuestros orígenes. Por otro lado la historia cuenta con ciudades enteras edificadas con tierra, como Shibam en Yemen, con edificios de hasta 30 m de altura, y es un material encontrado no solo en viviendas pero también en iglesias, mezquitas, palacios, castillos y murallas como la china.

 

Pero su empleo en edificaciones importantes no sorprende, si estudiamos las principales ventajas de la TIERRA CRUDA como material de construcción:

 

-       disponibilidad en todas las partes del mundo

-       casi todos los tipos de tierra son utilizables en alguna de las numerosas técnicas empleadas

-       material no toxico (si proviene de suelos no contaminados)

-       es totalmente reciclable, se reintegra en la naturaleza

-       económico y con pocos gastos energéticos y transporte en su extracción

-       excelente inercia térmica, ventaja sobre todo en zonas aridos con alternaciones de calor y frio

-       excelentes propiedades acústicas

-       transpirable y regulador de humedad ambiental, crea ambientes higiénicos y salubres

-       material mineral que no se pudre

-       excelente resistencia al fuego

-       muy versátil en sus aplicaciones (toda la envolvente, desde estructura hasta acabados nobles)

-       resistente a las cargas, especialmente a la compressión

-       alta plasticidad y trabajabilidad

 

Entre sus desventajas esta su fragilidad al agua, pero podemos mejorar sus cualidades con diversos conglomerantes y aditivos naturales de origen mineral y vegetal. Es técnicamente exigente ya que cada yacimiento es diferente y el material empleado debe tener una composición determinada y una puesta en obra adaptada, para poder aprovechar correctamente sus propiedades.

El siglo XX fue, salvo en tiempos de crisis o guerra, un duro revés para la tierra. Además del cemento, los ladrillos cocidos fueron los responsables de la decadencia. Los materiales para una construcción más vertical, con la mejora de infraestructuras, también se hicieron espacio en la construcción rural.

Con la consecuente pérdida de conocimiento, la tierra está prácticamente ignorada en la construcción actual, aunque forma parte del paisaje cotidiano en muchas regiones urbanos y rurales donde todavía se mantienen en pie viviendas y patrimonio de tierra.

edificio de adobe de 3 plantas, Aragón (España)